Silencio elocuente

Si el presidente Moreno se apareció ayer en Madrid, en plena ciclogénesis explosiva, los demás líderes autonómicos, salvo el socio en la Junta, mantuvieron su displicente silencio frente a la grave situación nacional. En boca cerrada no entran moscas, dice el adagio antiguo, aunque la acumulación de problemas en nuestro futuro inmediato acabará forzando a…