Oportunidades

Una oportunidad finalmente desperdiciada fue la que brindó la Transición a Andalucía. Otra no menos interesante es la que ahora se abre ante su futuro. Todo el que busque choques y revanchas contribuirá a hacer un pan como unas tortas. Quienes, desde su legítima oposición y desde la exigencia moral, respeten la aventura del nuevo…

Perder los estribos

Nada extraña el “escrache” perpetrado ayer en torno al Parlamento por el tándem Gordillo-Cañamero: al fin y a al cabo, ésa es casi su profesión. Más extrañaba antier ver a una consejera de la Junta y al portavoz del PSOE desgañitándose, por puro rencor partidista, en el insulto a la Cámara al que ambos pertenecen.…

El juego democrático

Ayer asistió Andalucía al preludio del cambio. Expectativas nunca vistas en el Parlamento, un respetable discurso anunciador e ingratos gestos frente al nuevo y legítimo poder: exagerada distancia del susanismo (parece que la Presidenta no se ha dignado siquiera telefonear a su sucesor), manifa y autobuses fletados en los alrededores, hostiles manifestaciones vespertinas… El PSOE…

Romper la vajilla

Llama la Izquierda extremada –al parecer, ya escasea la sensata— a irrumpir en la calle, es decir, a “escrachar”, como decían los peronistas, a “los otros”. Y en concreto a plantarse ante el Parlamento, ¡nada menos!, para enfrentarse a la mayoría legítima –bastante más legítima, en cualquier caso, que la que mantiene a Sánchez– y…

Dudosa herencia

La herencia que el nuevo Gobierno va a recibir del saliente será como para aceptarla “a título de inventario”, a la vista de lo que vamos sabiendo: más “funcionarios fake” que genuinos, inasumible distribución de las subvenciones, la famosa miriada de chiringuitos, unas “listas de espera” disparadas… ¡Para qué seguir! Pero eso no exonera a…

Arriba el telón

Recuerdo que durante una visita al refugio alpujarreño de Gerald Brenan alguien del séquito de Borbolla pretendió lucirse ante los circunstantes augurándole a aquel garañón bloomsburiano –en términos que sugería intensamente el profetismo que Garaudy copiaría luego de Malraux— que Andalucía “sería socialista o no sería”. Se ve que, ya en los primeros 80, había…