Campo de batalla

Sé bien que mafias, lo que se dice mafias, las hay de diseños muy diferentes. Las de cuello blanco, que nos despluman desde los despachos, poco tienen que ver con las clásicas, que trajinan con armas, drogas e incluso con carne humana, con sus terminales cosmoplitas instaladas en urbanizaciones paradisiacas. Las primeras parecen ya inevitables,…