La buena conciencia

La feliz conclusión del drama tailandés –la formidable liberación de los niños atrapados en la cueva inundada cuando huían del monzón— ha puesto broche de oro a una inesperada exhibición de solidaridad que honra a esta Humanidad en caída libre. Aún quedaba, por lo visto, una reserva de sentido humano bajo la densa capa de…