A más a mas

Lo de la Faffe –ese prodigioso refugio de “enchufados”– puede que acabe eclipsando otros soles corruptos. Nuevos ejemplos: un ex-alcalde iletrado que, durante años, iba a la oficina exclusivamente a “leer el periódico y a dormir”; otro, también del “régimen”, que aunque ese departamento no existía, se hacía llamar “director de Asuntos exteriores” de la…