Genio y figura

Por lo que se ve, la púrpura política imprime carácter. Vean, para comprobarlo, a la exconsejera de Hacienda deponiendo ante el Tribunal que juzga el escándalo de los ERE en una actitud que el juez presidente hubo de calificar de “arrogante”. ¡Mantenella y no enmendalla!, y señalar hacia abajo –como está mandado– para buscar responsabilidades…