Mañana en Paris

Invierno parisino, la gente apresura el paso por la calle. Dos de cada tres peatones caminan absortos como abducidos por sus auriculares, otros dos trastean sus “smartphones”, la muchedumbre de fantasmas abarrota calles y almacenes cuando no se detiene en el bistrot bajo el calor de la lámpara. París, como el resto del mundo, ha…