¡A los leones!

Mi amiga tudesca, Annette, que es socióloga en el hormiguero de la ONU, viene con su amigo, un misionero en el África profunda que ha salido del horno por una quincena para tomar aliento. Tristes e indignados, ojeamos entre mis libros, junto a los textos canónicos, el testimonio de la antigua historiografía romana (Tácito, Suetonio,…