Parió la abuela

Por si no sobraran memos e “illumiti” aspirantes a “cabezas de ratón”, ahí tienen también a dos añejos reivindicadores –Gordillo y Cañamero, que de duros y respetables “revolucionarios” han quedado reducidos a simples vividores de la política, “okupantes” de fincas ajenas y salteadores impunes de supermercados– pretendiendo ahora declarar ¡la independencia de Andalucía! Éramos pocos…