Algo intolerable

Gritar “Alá es grande” no es hoy una jaculatoria: es un grito de guerra. En un país que vive en el cuarto nivel de seguridad resulta intolerable que un moro quebrante la legítima paz del viernes santo sembrando el terror en la calle. O que “cuatro golfos” se entretengan en romper una tradición multisecular sin…