Paseos con el sabio

Cuando don Ramón Carande iba a Madrid solía “parar”, como él decía, en el Hotel Inglés, un viejo establecimiento que sobrevivió hasta no hace tanto al comienzo de la popular y sicalíptica calle Echegaray, epicentro de la farra madrileña atestado día y noche de forasteros, juerguistas y suripantas. A él no le molestaba ese ambiente,…