Registrar el alma

La última entrega del culebrón de Marta del Castillo y su inicuo verdugo, a saber, el sometimiento de éste, por voluntad propia, a un registro encefelográfico que pudiera (sólo pudiera, ojo) registrar en su memoria alguna imagen conducente al lugar donde escondió los restos, es, en mi modesta opinión, un brillante triple salto mortal de…

El coste del SAS

No sé si alguien se habrá molestado en ir sumando las sanciones, por lo general económicas, con que los tribunales ponen en su sitio al Servicio Andaluz de Salud (SAS) un día sí y también el siguiente. Daños causado a enfermos, diagnósticos erróneos, puñados de nombramiento ilegales o improcedentes, despidos arbitrarios, discriminación de trabajadores /as……