Muerte lenta

Poca gente se acordará ya de Ariel Sharon, aquel tonante “premier” israelí que gobernó con mano de hierro no sin antes hacerse famoso por “consentir” a la “falange libanesa” perpetrar la matanza de Sabra y Chatila, en su día calificada de genocidio por las Naciones Unidas. Sharon sufrió dos ataque cerebrales hace ocho años y…