Pagar por saber

Leo con disgusto en mi propio periódico un artículo en el que se trivializa la crisis que atraviesa la Real Academia de Buenas Letras sevillana con el argumento, tan impropio en este caso, de la maldad intrínseca de las subvenciones. Comprendo que el autor de ese artículo ignore todo sobre esa Corporación, creada por Fernando…