Madastra naturaleza

Una vez más asistimos aterrados al espectáculo de las fuerzas de la Naturaleza desatadas, inalcanzables para nuestra presuntuosa especie, indiferentes a nuestra suerte. Una ciudad como Nueva York es más fuerte que Nueva Orleans, por supuesto, e incomparablemente más resistente que los poblados turcos, pero aún así ahí la hemos visto desarmada, impotente, casi resignada…

Castigo insolidario

Imaginen que usted o yo donamos mil litros de aceite a Cáritas para ayudarla en su imprescindible ayuda a la sociedad empobrecida. ¿Sabían que tendríamos que pagar el IVA del precio fijado por el Estado, por esa obra de caridad? Hay cosas que no se comprenden en nuestra fiscalidad, como ésta misma, mientras se mira…