Vuelve el tragacuras

El anticlericalismo radical es un viejo compañero de nuestra historia política. No hay argumento más oprobioso en la crónica der la Guerra Civil que los miles de asesinatos perpetrados contra los católicos por el hecho de serlo, por más que su lógica fulmínea fuera una herencia mixta de la Ilustración extremada y de la indigencia…