Pobres patos

Una seria campaña contra el foie gras, que viene desarrollándose hace tiempo y que incluso cuenta con una oenegé consagrada a defender su prohibición, ha forzado al presidente Hollande –como si esa criatura no tuviera cosa mejor que hacer estos días—a pronunciarse a favor de mantener la producción de esa delikatessen que, entre otras cosas…