Asterix en Sevilla

Hemos tenido suerte, ésa es la verdad, al mantenernos en equilibrio en una suerte de federación que no es un Estado federal. Ni carne ni pescado, las autonomías se han deslizado durante tres trienios gobernando, unas mejor y otras peor, como si fueran “estaditos” vagamente dependientes de un Estado que ha hecho la vista gorda…