Juan Palomo

Cada vez que se habla del hemiciclo vacío, sus Señorías ponen el grito en el cielo justificando sobradamente su ausencia. Hay otras labores –dicen—que el diputado tiene que atender dentro y fuera de los Plenos y Comisiones, y añaden que formular esa crítica, ya clásica, perjudica a la credibilidad de la democracia. Lo que no…