El mito catalán

La burrada del presidente Mas me pilla, casualmente, hojeando el libro que un profesor catalán, Javier Barraycoa, ha escrito para desmitificar el mitologema catalanista. No, por desgracia, como lo hiciera Jon Juaristi con el vasco en “El bucle melancólico”, sino a base de acumular referencias históricas que probarían el carácter improvisado de una simbología que…

Lo del juez Serrano

El juicio del juez Serrano tenía que convertirse en un circo de varias pistas. Y se ha convertido, claro. Desconcierta escuchar el alegato de la Fiscalía, los enredos de los abogados, las circunstancias del caso y, sobre todo, comparar la gravedad de esta acción contra un juez por un auténtico quítame allá esas pajas con…

Filmar los sueños

Esta vez la sorpresa científica nos llega desde la universidad de Berkeley, en la que, según leo en la revista Current Biology, unos neurólogos han logrado filmar en imágenes los flujos sanguíneos registrados en el cortex visual de tres sujetos hasta permitir relacionar los espectros recogidos de la actividad cerebral, con el fin de reconstruir…

Imprescindible sanción

La historia documentada sobre el ex-alcalde de Valverde y actual delegado de Obras Públicas que nos ha contado nuestro corresponsal en Huelva disipa hasta la última duda posible sobre la necesidad de sancionar conductas tan lesivas para la sociedad: gastarse en 8 meses, tirando de Visa Platinum municipal, en comilonas, viajes y caros hospedajes, más…

El blindaje oral

Todos hemos padecido alguna vez el efecto de la jerga de nuestros profesionales. El mecánico del taller tiene mil palabros con que justificarte el sobreprecio de su obra. El médico, aun no sabiendo griego, que es lo normal, se sube por las paredes si le sugieres que crees que eso de tus parpados hinchados pudiera…

¡Qué mamarracho…!

Había que poseer el talento histriónico y la incomparable gracia de Beni de Cádiz para hacer aquellas parodias cómicas sobre el acento catalán que tanto cabrearon a muchos catalanes deshumorados. Para hacer lo que ha hecho el “honorable” Mas, sin embargo, no hace falta más que ser xenófobo, es decir, creer que el derecho propio…