Puerta falsa

A la democracia –estado superior de la convivencia, por ahora—se puede entrar por la puerta grande o por el postigo de atrás. Recuerden cuando en España, por poner un ejemplo, nos metieron en ella, felizmente, un rey que había sido jefe de Estado de la Dictadura y un secretario general del Movimiento. Pero por ésa…