La guerra negada

Si ya venía siendo peregrina la tesis de que lo que nuestras tropas están librando en Afganistán no es una guerra, el desaforado empeño conceptual por negarle entidad bélica al conflicto libio resulta ya ridículo. Se entiende, por descontado, la intención polémica de negar la evidencia por venir, como viene, del entorno de un Gobierno,…

Guerra del agua

Uno creía, ingenuamente, que las sentencias de los tribunales estaban, sencillamente, para cumplirse, pero la ministra Rosa Aguilar nos ha salido con un confitado eufemismo al proponer que se cumpla “desde el diálogo” la dictada por el TC sobre el disparate estatutario del Guadalquivir. O sea que el juez dicta sentencia y luego el Gobierno…