La cabra de Gadafi (2)

Alejandro Rojas-Marcos me reprocha que en mi columna de hace unos días sobre los visitantes de Gadafi sólo lo mencionara a él. Lleva toda la razón en que sé perfectamente, sin necesidad de que él me refresque la memoria, que al entonces admirado líder y hoy detractadísimo enemigo público lo fueron a ver –la más…

Portavoces mudos

Aspecto curioso del laberinto de las prejubilaciones falsas –pan nuestro de cada día—es el hecho de que los portavoces oficiales del Partido hayan sido reducidos al silencio más absoluto. Son otros y otras quienes hablan por ellos, sin duda porque el partido, que les confió el trabajo sucio de la leña y el insulto, se…