Ardor guerrero

Vuelve la consabida polémica sobre la “guerra justa”, ese equilibrismo conceptual europeo que debemos a los escolásticos desde santo Tomás a Grocio pasando por Vitoria. Pero ¿hay guerra que pueda llamarse justa? Ésta que acaba de estallar la dirige, desde España, una ministra de reconocida militancia pacifista y un presidente que consiguió los galones tachando…