El oso y el Dios

Dos imágenes han llevado al ánimo de los japoneses la gravedad de la hora en que vive su país. La primera es la de un osezno, un panda desconcertado por el seísmo, que buscaba amparo desesperadamente refugiando su cara entre las piernas de un policía del zoo que, a su vez, lo consolaba con visible…