Pueblos y almas

Nunca he tragado con el cuento de que las naciones son seres (durkhiemianos, pero seres) que tienen su alma en su almario y, en consecuencia, su “carácter” al modo de los individuos. Mi maestro Maravall bramaba contra esa banalidad en la que veía un designio reaccionario y don Julio Caro Baroja liquidó el mito un…