Patria y lengua

Me parece que lo más extraordinario del extravagante paripé de los traductores del Senado ha sido la indiferencia con que una imbecilidad semejante ha sido acogida por esta sociedad anestesiada y por las mismas instituciones. Ninguna nación consentiría la fragmentación de su lenguaje ni podría aceptar que una decisión política coyuntural rompiera una unidad forjada…

Cifras y letras

Alguno entre los sindicatos no domesticados anda ofreciendo cifras y letras no poco elocuentes. Como éstas: la Junta de Andalucía gastará 3.000 millones de euros en su “Administración paralela”; 5’5 millones de euros en sueldos de altos cargos; 14 kilos en propaganda institucional (de la que está escrupulosamente excluido este periódico, ojo); 47’6 en la…

Más huevos, no

Esta segunda vez la policía no ha permitido a los trabajadores de Astilleros acercarse a la sede del PSOE a la que anteriormente bombardearon con sus huevos. ¿No decía un bocazas de la organización que la bronca anterior demostraba la sintonía de esos trabajadores con “su” partido? Se ve que no, y el subdelegado –que…

Dies Irae

Nunca en mi larga experiencia de trato con la Administración había asistido a una reacción como la que en las oficinas públicas se vive desde que ZP, tras prometer cien veces que ni siquiera congelaría los sueldos de los funcionarios, anunció en el Parlamento un recorte medio del 5 por ciento. Nunca había oído tanto…

Veleta obediente

“Hay que dejar ya de hablar de crisis y recesión”, Antonio Ávila, consejero de Economía, Innovación y Ciencia (lunes 10); “Los indicadores demuestran que pasamos de los números rojos a los verdes”, Mar Moreno, consejera de Presidencia y virtual sucesora (martes 11); “Ha llegado el momento del sacrificio del sector público”, Carmen Martínez Aguayo, consejera…

La democracia rota

El Ayuntamiento de Valverde ha nombrado al juez Garzón hijo adoptivo de su noble villa. Pudo haberlo hecho cuando Garzón envió a la cárcel al ministro Barrionuevo y toda la cúpula policial señalando a González como la “X” que coronaba la banda terrorista del GAL, y no lo hizo. O cuando el juez obtuvo alguno…