El paraíso perdido

Desde luego es evidente que, en vísperas de la presidencia española de la UE (que nos ha salido por un riñón, según las cuentas y el testimonio de ERC), la diplomacia patria debe de tener bien poco que hacer por el mundo. De otro modo no se prodigaría en ignominiosas visitas como la reciente a…

Mentiras y gordas

La ministra de Cultura podría prestarle este título de uno de sus guiones a los estrategas de su partido que prometen lo que se tercie sin el menor ánimo de cumplirlo. Ahí tienen el cuento chino de los tres puentes a Punta Umbría que, dos años más tarde, no han conseguido siquiera que se decida…