El cuento chino

Me ronda estos días la idea de que la amenaza de la virtualidad no reside tanto en el riesgo de que el observador tome por ‘real’ lo que no lo es, como en su capacidad de ofrecer esa irrealidad como algo patente. Un estadio lleno puede no estarlo ‘en realidad’, unos fuegos de artificio pueden…