La moneda fuerte

Tengo entendido que la moneda fuerte favorece las importaciones del que la posee y, al contrario, perjudica a los exportadores. En todo caso, llevar en el bolsillo ese peso específico confiere al que lo lleva una suerte de superioridad que hemos comprobado muchas veces y, al menos hasta la llegada del euro y su posterior…

El expolio político

Si fuera cierto que Chaves es el hombre pobre que declara (hay una enorme mayoría de andaluces, incluyendo a sus propios votantes que no se lo cree) no tendría ningún  problema a la hora del retiro dorado que ha conseguido blindar en esta legislatura. Es un escándalo el estatuto de los expresidentes, como lo es…

Rentables ‘sin techo’

Estamos viendo estos días lamentables reportajes sobre las condiciones de vida de muchos emigrantes en nuestra provincia, gente alojada en “módulos” o en naves industriales en obras, por ejemplo, que hablan muy mal del imprescindible control que la delegación del Gobierno debe mantener sobre estas poblaciones desvalidas y tantas veces explotadas. Mucho hablar y prometer…

El mal ejemplo

Esta campaña está siendo marcada por los reventadores que irrumpen en mítines y actos públicos dispuestos a negarles la palabra –ese derecho liminar– al adversario, vale decir a “el Otro”, en el lenguaje maniqueo. El antecedente está, probablemente, en la experiencia de los plenos municipales, en los que, desde hace tiempo, el derecho cívico a…

El turno sexual

Chaves está satisfecho con el estado de la autonomía. No podría mejorarlo aunque quisiera, de ser cierto su balance, que no lo es ni siquiera para los organismos oficiales, y ello explica que no se vea concernido por la promesa que hizo ZP al llegar de limitar los mandatos. Normal. Lo que ya no lo…

El debatillo

Concurriendo juntos a las elecciones generales y a las autonómicas, lo que busca el PSOE es evitar el debate regional y, ya de paso, los debates provinciales. Verán como el “cara a cara” Chaves-Arenas no es lo mismo que el “debate a cuatro” del otro día. Pero en Huelva ni eso, porque en Huelva no…