Llegó el debate

Una multitud enfurecida trató el jueves de linchar al presunto secuestrador y asesino de la niña Mari Luz. Se oyeron voces reclamando la justicia espontánea y hasta se reprochó a la policía impedir el linchamiento.  Es normal, en vista de este inconcebible desconcierto. La pena fue un derecho de la parte ofendida mientras las sociedades…

Escándalo y silencios

Apenas se oyen pronunciamientos de quien corresponde sobre la crisis judicial abierta por el secuestro y asesinato de la niña onubense. Despiste total en la autoridad gubernativa, inexplicable silencio de la autoridad judicial, la Junta –de la que depende la Administración de Justicia, la responsable de su dramática infradotación–, callada como una momia. Todos mirando…

Dolor y locura

No es tolerable el espectáculo de antesdeayer a la llegada del pederasta, menos aún el enfrentamiento con la policía que cumplía con su indeclinable deber. Se explica el dolor, se comparte, pero no es posible retroceder en el tiempo y sustituir la aplicación del derecho por la venganza privada. Es verdad que semejantes canallas no…