El ojo de la aguja

No me hagan mucho caso pero creo recordar que fue Bismarck, el Canciller de Hierro, quien tuvo la ocurrencia de darle la vuelta a la expresión evangélica “beati pauperes”, esto es, santos o felices pobres, acuñando otra, mucho más adecuada a la realidad se mire como se mire: “beati possidentes”, es decir, dichosos los que…

Deudas pagadas

Lo que ha ocurrido en Punta Umbría –un tránsfuga contratado ahora por el partido al que benefició con su traición– no es nada nuevo. Se ha hecho varias veces sin salir de la provincia y presumiblemente se va a seguir haciendo a medida que se reproduzcan los casos. En Aracena o en Valverde, en Cortelazor…