El estado deudor

Este año me he saltado el 23-F de Rumasa. Circunstancias, y también –no lo niego– cierta desazón, cierto cansancio. No hay modo de olvidar ese expolio, en cualquier caso, porque los datos que nos asaltan una semana sí y la siguiente también son tremendos y –volveré a insistir en ello– por pura resistencia a la…

¡A ésta es!

Mi respeto a la costaleras de vocación. Por mí, como si hacen el Vía Crucis completo o hacen doblete al día siguiente. No es cosa de extrañarse de que también haya llegado a ese ámbito tan peculiar –el de los costaleros– el ánimo “paritario”, el designio de conseguir que las mujeres hagan lo mismo que…