Antesala del dentista

La noticia divulgada por la revista “Nature” –¡que sería del ‘logos’ peor también del ‘mytos’ contemporáneos sin ese acreditado papel!—referente a que un arqueólogo de la universidad de Poitiers ha hallado, mientras excavaba en un cementerio paquistaní, pruebas evidentes de que en el alborear humano, labrantío y matriarcal, al que llamamos Neolítico, ya se practicaba…

El pelícano ciego

Ningún naturalista ha podido constatar la existencia de aquel pelícano ciego que el príncipe Kropotkin –el anarquismo romántico se pirraba por los príncipes como el ‘sociatismo’ postmoderno se pirra por las duquesas—decía que era mantenido con solicitud por sus congéneres en prueba irrefutable del principio de solidaridad que inervaría la convivencia de los seres vivos.…

Semana de Pasión

Ha sido de órdago la “Semana de Pasión”, aunque, bien pensado, sería cosa de tocar madera porque tras ella viene siempre una “Semana Grande”. Hagan memoria: el “miró” colgado en el cuarto de baño, el desembarco de Chaves en plan “rey mago” en la ciudad de los prodigios, la internacionalización del llamado “conflicto vasco” contando…

Secretos de trena

  La cárcel provincial de Huelva ha desmentido que haya un segundo caso de ‘legionella’ entre sus internos. ¿Y por qué razón, entonces, habrá ordenado Salud realizar en la prisión una “inspección con toma de muestras”? Hombre, aquí no nos chapamos el dedo, pero además ‘Garganta Profunda’ informa de que la jindama de los barandas…

Disciplina inglesa

Unas fotos laboriosamente conseguidas por nuestro colega británico “The Guardian” acaban de echar por los suelos la autoestima de su civilizado país y, de paso, el mito de la civilidad de las democracias frente a la (demostrada) ferocidad de las dictaduras, fascista o comunista, que a este respecto da lo mismo. Resulta que los ingleses,…

Fortunas sonrojantes

Espléndida la calificación judicial de la fortuna hallada por los investigadores en manso de los saqueadores de Marbellas: sonrojante. El miró en un cuarto de baño no debe eclipsarnos la inmensidad del zarpazo, la extensión de su trama, la complicidad pasiva y evidente de la autoridad que ha esperado a que un juez barbilampiño meta…