No deja de ser ingenua la insistencias de la oposición en que el PSOE apedree su propio tejado de vidrio consensuando el nombramiento del responsable de la televisión pública, Canal Sur, ni siquiera ante la clamorosa evidencia del abuso que certifican las sanciones y expedientes abiertos por la Junta Electoral con motivo de las recientes elecciones. Canal Sur es el gran instrumento de propaganda y adoctrinamiento de que dispone la hegemonía del PSOE, sin duda el más eficaz fidelizador a la hora de garantizar el voto de la Andalucía profunda y cultural y políticamente más indefensa. Pretender que renuncie a esa ventaja estupenda es, desde luego, una exigencia democrática más que justificada pero Chaves aprendió hace mucho que más vale una vez colorado que ciento amarillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.