Quien busque un retrato de la actividad delincuente en la Costa del Sol y se pregunte, acaso, por la realidad aparentemente legendaria de las mafias instaladas en ella, ha de leer el libro escrito al alimón entre ese curtido político comunista que es Antonio Romero y el joven periodista malagueño Miguel Díaz Becerra, bajo el expresivo título de “Costa Nostra”. En él se recoge, en efecto, el fenómeno de la implantación de las mafias en el litoral andaluz oriental, un fenómeno que, según los autores, arranca de ciertos pactos muñidos en los amenes franquistas, pero que luego ha crecido hasta límites insospechados como consecuencia de la interrelación de varios factores como el ‘paraíso fiscal’ gibraltareño, el pudridero de la corrupción urbanística y el colosal tráfico de drogas y personas organizado en Marruecos. Hay que confiar en que estos tremendos –que creo que piensan reeditar ampliada pronto esta versión—no corran la suerte airada de algún autor italiano de moda, riesgo sólo por el cual ya merece el estudio en cuestión un respeto imponente aunque su lectura gratificará, sin duda alguna, a cualquier persona interesada en entender la clave negra de muchas cosas que en Andalucía están ocurriendo. Es más, no se puede entender la realidad andaluza actual sin averiguar antes esa lógica delincuente que comenzó con la irrupción del gilismo y, evidentemente, aún no ha acabado. Esas mafias son un monstruo mutante de difícil control y proceden, como el libro documenta, de una quincena de países que cuenta, además, con el apoyo intelectual y logístico de una legión de profesionales grandes y medianos. Situaciones como las descubiertas en los “casos” Malaya o Estepa no serían imaginables sin la complicidad del Poder. Los autores declaran sin tapujos la responsabilidad de nuestras Administraciones (Gobierno, Junta de Andalucía, Justicia y fuerzas policiales), dentro de las cuales algunos individuos y sectores habrían trabajado y trabajarían para las mafias.

Ante el espectáculo de El Egido, Romero, partidario firme de la teoría de que la organización mafiosa “no está en los genes” españoles (el destino de nuestro bandolerismo no fue como el del italiano), me dice que es posible que incluso estemos asistiendo a un cambio cualitativo que daría paso a una novedad: la delincuencia familiar. No lo sé, pero sí acepto que la invasión de las mafias pudiera llegar a convertirse en el mayor quebradero de cabeza europeo. Suelo recordarle a Romero la suerte de Roberto Saviano y él desdeña olímpico mi amistoso aviso. No me importaría que el tiempo me dejara en este asunto como un mero alarmista.

19 Comentarios

  1. Romero ha sido siempre aficionado a rollos militares, de espionaje y ocultos. Por eso creo que debe de estar bien informado. Leeré ese libro.

  2. En El Ejido es otra cosas, lleva razón don A. Romero, con quien simpatizo poco porque me parece no poco demagogo. Per lleva razón esta vez. La noticia que ofrece hoy El Mundo es elocuente: un exministro secuestrador como Barrionuevo –la flor del felipismo– resulta que es socio de uno de los gestores del lío egeidens, que está en la cárcel sin fianza. Sobran comentarios. Romero lleva razón en que si no se afronta este problema de las mafias (y mafias son todas esas asociaciones, más o menos mitificadas), lo vamos a pasar muy mal no sólo en España.

  3. Hoy ccae otra red en Cataluña. Del PSOE. ¿Cuántas van? no las cuenten porque sería perder el tiempo. Hace falta una catársis nacional, librar la vida pública de la férula de la partitocracia, echar al paro a una multitud de corruptos y agiotistas que es como, en plan romántico, gusta de llamarlos el anfitrión de este blog. Al PP se las ponen como a Fernando VII y encima se deja acobardar. Por mucho que algunos de los suyos hayan hecho. ¿Qué me cuentan de los de enfrente, aquellos de “100 años de honradez pero ni un segundo más”?

  4. Me vale el libro y sus conclusiones, pero pregunto si no sería más justo extender el libro sobre las mafias a toda Andalucía o a toda España. ¿No hay mafias en Sevilla, en el Campo de Gibraltar, en Madrid? El señor Romero debería ampliar su campo de observación.

  5. Hay dos clases de corruptos. Los políticos “profesionales”, en su mayoría gente advenediza que se acostumbra a vivir en alto nivel y pone los medios, en muchos casos, para no perderlo; y los ciudadanos sin poder, que también en muchos casos, son corruptos de intención, ya que “comprenden” la golfería. Entre esas dos clases quedamos los currantes. Ya pueden imaginar como puede irnos.

  6. Será interesante ese libro porque el tema lo es, desde luego, y cada día más. Me parece que una clave está en esa colaboración entre los mafiosos propiamente dichos y loos “profesionales” aludidos (abogados, notarios, incluso policías) que están en la cara, si me apuran, peor de ese negocio.

  7. No conozco el libro pero si, como la columna dice, retrata esa realidad debe de ser apasionante. La mafia no se asienta sola, sino que hay quien la trae, o quien la disimula, o quien la protege, cimepre con su cuenta y razón. El Gobierno conocía las relaciones de Gil con ella y sin embargo lo indultó porque a Gnlez. le convenía mantener al gran adversario lejos de Marbella. Hoy no creo que resulte fácil y a lo peor ni posible desarraigarlas (italianas, rusa, china…). En medio de la corrupción generalizada, además, sólo son un caso particular.

  8. Dos mafias en una, la delincuente de toda lña vida, y la de cuello blanco. Demasiado para bolsillos tan pobres. Cuando se hablaba de sicialianización de la política española hace años no faltaban reacciones fulminantes. Hoy se escriben libros sobre el tema y nadie hace nada. ¿Será que nadie tiene las manos del todo libres para hacerlo?

  9. Tengo la sensación de que el grueso de la gente “normal”, habitantes de los barrios desfavorecidos, suburbios y zonas de “trabajadores” confía más en los lazos familiares, el sindicato, el colega que nos echa una mano, el conocido que nos facilita algún trámite o hace la vista gorda ante alguna pequeña infracción que en las propias instituciones o, ya puestos, en el propio sentido del voto.

    No digo que esto sea un caldo de cultivo pre-mafioso, pero sí digo que muchas de las arbitrariedades y chanchullos cometidos por los mafiosos de cuerpo entero encuentran acquiescencia en la indiferencia del pueblo llano.

    Sdos.

  10. No es casualidad que el desmembramiento de la URSS+derribo del muro+fracaso de los llamados comunismos coincidieran con la gilada, que tampoco cayó del cielo: los ayuntamientos socialistas tenían a Marbella en el desolladero y solo hizo falta que el gañán soriano repartiera televisores y algunas casitas de gratis -verdad verdadera, otra cosa es quién las pagara- para que allí se implantara un populismo como el que fue.

    Las campañas electorales del gilismo eran un derroche de regalitos y como bien apunta mi don Rafa, el pueblo canino se apunta a esas tómbolas sin plantearse mucho quien ha puesto la manteca de los premios.

    Conocí a un ex-vopo, poco más de cuarenta años, que instalado allí en la época, sin oficio ni beneficio, disfrutaba de chalet y con mesura -pues no debía ser más que una medianía en su oficio- pagaba con una tarjeta que parecía no tener merma. Un día de lluvia incluso llegué a verlo con sus botas altas que olían a militarote. De ahí p’arriba imagínense el cuadro.

    Tampoco es casualidad que Gibraltar esté tan cerca de esa costa nostra. Ay si the rock hablara…

  11. Lo tengo clarísimo: Espanya está incapacitada para ser madre de sus hijos. Los desterrados y heterodoxos de toda condición han sido silenciados y enviados allende los mares. España lleva la soberbia de Castilla en los genes. Hay personas estupendas y nobles en ella pero son minoría. Incluso ocurre, que personas con bastante cultura son dogmáticas en el tema de la Espanya de una sola lengua y un solo estado.
    Cientos de años prostituyendo la Historia en las Facultades e Institutos de toda Espanya, les hace ser desconocedores del verdadero genocidio cultural ejercido contra todo lo no castellano. Incluso Andalucía ha sido castrada socialmente y no queda nada de su pasado islámico durante más de seis siglos. Con la toma de Granada y la expulsión de los islámicos se repobló con castellanos y gallegos gran parte de ella.
    Aquí el franquismo ha hecho más daño aún que los borbones. A trasladado cientos de miles de andaluces, extremeños, aragoneses y demás regiones creando una distorsión entre lo autóctono y la emigración masiva. Además el desarrollo después de la maldita Transición ha hecho más de los mismo. Esta vez con seres humanos con distinta lengua y cultura que la peninsular.

    Espanya está incapacitada para regenerarse, es superior a todo tipo de raciocinio el pensar que permitirán la separación de una parte del territorio. Ignoran que las condiciones históricas son las más favorables que ha habido nunca, para que Catalunya recupere su libertad y DIGNIDAD perdida.
    El intento de Reagrupament es el mayor catalizador que se ha creado nunca en Catalunya sobre el problema de la INDEPENDENCIA. Su transversalidad y el intento de aunar grupos independentistas que hagan una Candidatura unitaria con el objetivo de declarar la INDEPENDENCIA de manera UNILATERAL no tiene parangón en la política occidental. El mundo estará pendiente del proceso: único por su originalidad, su forma pacífica, su sinceridad y la ejemplaridad dada.

  12. Habrá que ver despacio el tenor de ese libro, pero llevan razón (Rafa, Yamayor) en que la mala vida se fomenta por abajo… desde arriba. Hoy estamos viviendo una situación de escándalo tal que, aunque haya que distinguir entre mafias “sensu stricto” y “tramas”, la verdad es que en el fondo todo responde a la misma desmoralizació y falta de autoridad. Yo señalaría a los partidos sin excepción en este sentido. De otra forma la convivencia con las mafias o tramas no hubiera sido tan llevadera como ha sido.

  13. A CiU, el PSC, ERC y toda la caterva de políticos “profesionales”, les espera el paro sin indemnización y a algunos la “trena”.

    Catalunya se puede regenerar. Lo de España lo veo muy difícil por no decir imposible.
    Buenos días desde el Baix Llobregat antiguo “cinturón rojo” de Barcelona.

Responder a ropón Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.