Pocas Personas sensatas discrepan de quienes califican de ilógica la construcción de una refinería “de interior” y menos aún de quienes ven en el oleoducto que los “amigos políticos” de ZP, González y Chaves, es decir, el Grupo Gallardo, pretenden atravesar la provincia de Huelva sin dejar en ella un duro pero llevándose por delante su medio ambiente, incluso el protegido por la UE. ¿Qué hay detrás del proyecto, qué intereses tan fuertes circularán por ese oleoducto para que Chaves calle vergonzantemente y su consejera mienta con absoluto descaro, qué le va al PSOE en es proyecto para permitirlo sin condiciones en contra de una opinión generalizada? Es fácil comprender que no debe tratarse tan sólo de beneficiar a los Santos de Maimona. Pero entonces ¿qué es, quién trinca, a cambio de qué un partido y un Gobierno van de escuderos de una empresa? Que aquí hay busilis no admite dudas. El tiempo, casi seguro, lo aclarará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.