La “omertá”, incluso en su versión partidista, tiene sus límites. Varias veces hemos visto venirse abajo esos castillos de naipes y aplastar bajo sus escombros a toda la compañía. Y ahí tienen ya a los dos principales imputados (por ahora) en el lío de las prejubilaciones fraudulentas reclamando a la Junta que entregue a la jueza las actas del Consejo de Gobierno. Saben que sin ellas nunca se podrá conocer el fondo del disparate y no parecen dispuestos a tragarse en solitario las culpas de todos. Sólo las actas pueden aclarar quién ordenó, cómo y cuándo que se trajinara con un “fondo de reptiles”, y los imputados lo saben. Por eso las reclaman. El castillo de naipes del silencio podría tener sus días contados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.