Muchos entre los profesionales que viven, directa o indirectamente, del “régimen” autonómico en Andalucía desde hace tres décadas y media, se han enriquecido hasta las trancas incluso al margen de los corruptos. Por eso no me parece del todo justo sacar en solitario el caso de Petronila Guerrero, expresidenta del PSOE y presidenta de la Diputación onubense, cuyo patrimonio cumulado en estos 35 años resulta no poco escandaloso. ¡Para que nos vengan luego con el cuento del “servicio” publico! Por pura salud pública deberían descubrirse tantos casos de fortuna que, como el de Guerrero, siguen –seguro que sin saberlo- a Guizot y su ralea dentro de ese partido teóricamente “obrero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.