El clásico grito cacique que le espetaron a don Natalio Rivas en Órgiva resuena hoy en Valverde, como en tantos sitios: “¡Colócanos a ‘tos’!”. Ahí tienen al “socio” de gobierno, al de la mariscada (el archivo de esa causa penal para nada niega el hecho del convite ni su pago injusto), que ha metido ya en nómina a cuatro familiares directos sin contarle a él mismo. El dinero público para quien lo maneja, dirá él. Y mientras, Valverde es el pueblo más endeudado de la provincia y los propios funcionarios del Ayuntamiento hacen cola para cobrar ante la ventanilla cerrada. Roma sí paga a traidores. Éste, a cambio de trampear en la Dipu, mantener al alcalde y cargarse a IU en el pueblo, va ya de don Natalio por la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.