Cinco cristianos han sido asesinados en Mosul estos días. Otra vuelta de tuerca a la política de exclusión de la comunidad cristiana iraquí que, por lo que se ve, incomoda tanto a iraquíes como a kurdos a efectos electorales. Hace un par de años ya se registró allí una persecución  que provocó un éxodo en esa comunidad que algunas organizaciones, ‘Human Righs’ entre ellas, calculan en no menos de 12.000 desplazados. Desde finales de 2007 resuena el aviso del Parlamento Europeo previniendo el recrudecimiento de estas situaciones que comprometen  el ejercicio de la libertad religiosa, una advertencia que la ONU certificó avisando sobre unas nuevas persecuciones que Régis Debray denunció, por su parte, con vehemencia. En Arabia Saudí, Argelia, Somalia o Sudán, en Malasia o Indonesia, se prohíbe radicalmente la libertad de culto que en Europa reclama el islamismo hasta el punto de exigir una ‘jihad’ contra Suiza por el debate sobre los minaretes. En India y Pakistán la persecución es especialmente sangrienta e igualmente ha provocado la dispersión masiva de una comunidad que cuenta ya con un número considerable de víctimas mortales. En Somalia han sido decapitados recientemente varios cristianos por el hecho de serlo, siguiendo el modelo de Sudán. En Turquía –la misma que llama a las puertas de Europa—se expropian los bienes cristianos y se convierte una iglesia en baño público con el mismo talante con el que hace siglos se desfiguró a conciencia la delicada decoración de San Salvador in Cora. En Argelia o en Filipinas, en Egipto o Nigeria, Diocleciano anda suelto, lo mismo que en la Corea integrista,  en la China ‘modernizada’ que trata de forzar una “iglesia nacional” a golpe de calabozo o en un Ceilán donde se bombardean impunemente los santuarios. Tiempos recios para los cristianos, sin duda. La “alianza de civilizaciones”, evidentemente, no cuenta con ellos.

 

Me pregunto cuál sería la respuesta política y mediática si estas persecuciones las provocaran los cristianos en lugar de sufrirlas, cómo resonaría el estruendo colosal que se habría producido dentro de este clima cultural que propicia la secularización en el ámbito cristiano occidental mientras apoya el proselitismo de otras confesiones que proponen la teocracia sin disimulo. ¿Qué ocurriría, repito, si grupos cristianos decapitaran o forzaran a huir de su tierra a minorías de otros credos? No es fácil de explicar este silencio cómplice que incluye hasta algunas organizaciones veteranas en la lucha por los derechos humanos. ¡Los cristianos, a los leones! Tras esa vieja chuscada se esconde bastante más que una ocurrencia.

16 Comentarios

  1. Me quedo con la pregunta del comienzo del segundo párrafo. No creo que nadie duda de que se habría armado la de Dios, nunca peor dicho, si los cristianos provocaran una persecución hoy. El silencio de los medios es extraño aunque quizá se explique por el descrédito que ciertas actitudes jerázrqucas han acarreado a la religión cristiana.

  2. ¿Pero uste se cree, mi don JA, que estas noticias no digo ya que afecten, sino que ni siquiera se entera esta manada de pavos que en Bruselas, la Moncloa o la Casa Rosa engullen su maíz sin atragantarse? ¿Va el pobre Curro Desatinos a interesarse, cuando menos levantar tímidamente la voz en un foro internacional, cuando anda enredado en minucias de chichinabo?

    Aquí nuestra política esxterior se limita a muy poquito. Besarle la mano y enroscarse a los pies del negrito de Washington ronroneando, darle unas palmaditas amistosas de leve reconvención a los hermanos Castro, gallear una mijita en el Parlamento Europeo haciendo gala de su dones de políglotas y poco más, don Tomás.

    Cuando haga falta se retiran a la carrera unos soldaditos de donde haga falta, aunque les cocleen los otros soldados, qué sabrán ellos y se pone gesto de pantócrator -¿han visto cómo se va pareciendo el Sôsô cada vez más a Felipe?- y se le imparte cursillos de fin de semana a la Chacona para que marque el paso con marcialidad en sus desfiles de modelitos.

    Le digo a usted, señor guardia…

  3. Una generosa llamada a la conciencia. No miremos sólo a ese ministrillo, Yamayor, porque el fenómenio al que se refiere y denucnia ja es m,ucho más largo. Habría que preguntarle a toda la sociedad por qué se olvida de unos perseguidos mientras se muestra tan beigenarmte a favor de otros. ¿Por qué mezuitas en Suiza y enn España si se prohíben las iglesias en todo el mundo islámico. Lo de postrarse conjuntamente en la Mezquita de Córdoba me parece un acto de atolondramiento por parte del ecumenismo cristiano y otro de cinismo por parte de los moritos. ¿Han leído la consgna de acrecer la población islámica en España para controlar la sociedad desde su entraña demográfica? Pues léanla hoy en El Mundo. En Francia ya hemos visto por dónde van los tiros. En pocos años –una generación– lo vermos también aquí.

  4. El cristianismo es la religión que ha ido dejando atrás Europa desde el siglo XVII sobre todo (creación del Banco de Inglaterra –institución privada- en 1694), siendo desplazada por el capitalismo, que sin embargo surgió de los presupuestos mentales sobre los que se fue desarrollando aquella religión. De ahí que los que consideran –a diferencia de nosotros- que la creencia religiosa no es un asunto privado (ya que pertenecer al campo de lo emocional, que no tiene sentido si no es en el marco de la colectividad), vean en el cristianismo una doctrina peligrosa a la que identifican con los aspectos más siniestros de la explotación capitalista, que pone los intereses de los individuos por encima de los de las comunidades. Así es como yo lo veo: Creer creemos todos, otra cosa es que nuestro horizonte mental no sea el mismo en todos los grupos o comunidades humanos (no lo es ni siquiera en el marco de una misma comunidad).

    Saludos a todos

  5. No sé, no sé, querido prof. Chic, por más que le entiendo el fondo. Pero ¿quién es ahora el perseguidor? ¿Acaso la religión en cuyo nombre se presigue y que demanda respeto y tolerancia en todo el mundo a pesar de sus peculiares ideas y costumbres, no coincide con el capitalismo, es decir, con la mentalidad mercantil que parece que sólo afectara a la tradición cristiana? Me va a perdonar si le digo que en est reacción represiva absolutamente reprobable desde la mentalidad democrática, las persecuciones que la columna denuncian van mucho más allá de lo que pudiera constituir una racionalización del hecho mismo.

  6. Ni siquiera desde al rpopia Iglesias se protesta con fuerza por un hecho como el denunciado en la columna. Es como si esas víctimas (o mártires) contaran menos por sufrir la persecución en tierras lejanas. No quiero ni pensar en la que se organizaría , cuanta vrazón lleva la columna, si en España se produjeran cinco asesinatos seguidos de minorías religiosas.
    El comentario del prof. Chic, que siempre suele ser un buen observador, me parece en esta ocasión de lo menos afortunado.

  7. Otra demostraciónde indepenencia de criterio, hoy que lo cristiano no está precisamente de moda. Gracias por todo, jefe.

  8. Dígaselo usted a su querido Ánsar, el mismo que se bajó los calzones con su amiguísimo, el yihaidista de Gadaffi.
    Aburres Gómez, el menú repetido que ofreces es cada día más pobre, piromanillo de tres al cuarto. Mucho ruido y pocas nueces.

  9. Es una situación extraña, que me parece que tiene mucho que ver con la tolerancia de los países civilizados respecto a algunos que lo son menos pero se han lanzado a la aventura del desafío. El cristianismo es un signo de Occidente, un rasgo europea y americano, que para muchos de esos fanáticos resulta un buen blanco. Lo que de verdad no esperaba ver ni siquiera en este mundo enloquecido era esto de las nuevas persecuciones. Muchas veces pienso en que con el tiempo habremos de arrepentirnos de muchas actitudes pasivas como la que hoy comenta jagm.

  10. Sereno a tu pesebre, que te llama tu madre. Envidiosillo, que me gustaría verte un día dando la cara. Aunque puede que no sea nadie…

  11. Eso que titula, como ustes sabrá, es de Tertuliano: “¡los cristianos a los leones!”. Éldecía que la masa culpaba a aquellos de todo lo malo que ocurría en la naturaleza. ¡Parece que no ha pasado el tiempo!

  12. Luego se quejan del fundamentalismo los mismos que pasan la mano a esos desmanes, pero estoy con quien antes ha dicho que tarde otemprano nos va a pesar. La libertad religiosa es un derecho fundamental y no veo por qué se va a ser más cuidadoso con la que afecta a otras culturas que a la propia, pero eso es lo que está ocurriendo. ¿Miedo, petróleo, las dos cosas? Lo que es verdad que llama la atención el silencio de los medios. Aquí donde vivo no he visto la menor alusión a tales persecuciones.

  13. Hace mucho tiempo que es así, no es sólo de hoy.Creo que la cosa empezó en los años 60 y desde entonces no ha parado: siempre hay algún punto de la tierra en donde los cristianos sufren persecución por el mero hecho de serlo. Y desde luego, es culpa nuestra por tolerarlo, por insolidaridad, porque ya no tenemos fe y no nos atrevemos a defender lo nuestro. Las naciones se forjan oponiéndose a otras, afirmando su singularidad, sus creencias. dentro de poco, si seguimos así no seremos ni nación ni nada. Hablo de Francia, creo que se puede decir lo mismo de muchas naciones europeas.
    Besos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.